EL BLOG ESTARÁ ACTIVO TODOS LOS DÍAS

Os quiero anunciar que, aparte de colgar mis "obras" : según las musas sean pródigas o avariciosas, mi idea es no dejar el blog vacío ni Martes ni Miércoles, bien colgando en él poesías, bien prosas mías (Martes) o de diversos autores (Miércoles). Y quizás algún día más, según las musas...
POR TANTO, ESTE BLOG ESTARÁ ACTIVO, AL MENOS, MARTES Y MIÉRCOLES,

jueves, 7 de junio de 2012

TRILOGÍA MÚSICOS CALLEJEROS (III)

ERIC, un Bluesman en Ponferrada

El Amor, esa fuerza que mueve el mundo.No sabía vivir sin el Blues; ni podía ni quería. Era tan esencial como su respiración, como el agua. Un hombre negro en Ponferrada no era algo habitual de ver, y menos cantando Blues con una voz profunda y poderosa, de barítono total. ¿Cómo había acabado en Ponferrada? Porque los designios del corazón son inescrutables.

Èl era de Memphis, Tennessee, ciudad de referencia para el Blues: la mítica Beale Street, donde se forjaron tantos talentos, No sólo B.B. King empezó su carrera allí, también Howlin' Wolf antes de mudarse a Chicago, Ike Turner, Junior Wells, el joven Eric Gales... Baste decir que en los libros especializados aparece un apartado dedicado al 'Memphis Blues'

Él (al que llamaremos Eric, aunque no sea ese su verdadero nombre), desde que vió las primeras fotografías de obras de Gaudí, quedó absolutamente absorto y su sueño fue viajar a Barcelona. Tenía una posición económica muy desahogada, era Catedrático de Derecho Romano en una de las universidades de su ciudad, pero carecía de vicios -aparte de tocar y cantar Blues- y provenía de una familia humilde que le había inculcado el ahorro por encima de todo. Y él siguió esa máxima, de forma que a sus 42 años tenía algo más que un buen pico bien colocado.

Y entonces Eric tomó la decisión de dejar su posición en la universidad y viajar a Barcelona. No sabía si se quedaría allí, o quizas recorriera Europa, el continente mítico para los norteamericanos. Pasó una relativamente importante cantidad de dinero a un banco español. Y tocaría y cantaría en la calle o en conciertos, incluso quizá se podría formar un trío con musicos locales, que en Barcelona debía haberlos por miles. Lo de tocar en la calle le atraía no sólo por el placer, sino por ganarse unos dineritos, que los ahorros se acaban. Lo que él no sabía es que el gobierno ultra-conservador acababa de aprobar una ley en cual se prohibía "cualquier actidad callejera con fines económicos".

Así que llegó a Barcelona y al tercer día de estar tocando en la calle se le acercó una pareja de policias y le dijo que eso era ilegal. Entendió perfectamente porque hablaba castellano, así como francés, alemán, ruso e italiano. Su otro gran hobby eran los idiomas. Pero no entendió la ley, en todo Estados Unidos era legal tocar en la calle, y él consideraba que Europa era más liberal. Pero le pusieron una multa de 200 euros, multa que pagó religiosamente, en la erronea creencia de que pagando esa multa ya había cumplido.

Eric era un hombre de suerte, siempre lo había sido, tenía estrella. Así que fueron muy pocas las veces que la policía le sorprendió ejerciendo su actividad, pero una multa de 200 euros cada vez le parecía injusto. Era un hombre de convicciones profundamente democráticas, y cumplidor de las leyes, siempre que fueran justas, y ésta no lo era. Así que decidió no pagar las multas, y que pasara lo que tuviera que pasar. Alternaba su actividad musical con largos paseos por Barcelona, visitando y re-visitando obras de su amado Gaudí. En La Sagrada Familia y en el Parque Güell no pudo contener las lágrimas.

Compró un completo libro sobre la obra de Gaudí, así tuvo un necesario catálogo de todo lo que el arquitecto regaló a Barcelona, repleto de explicaciones sobre cada obra. Eso le sirvió para volver a cada una de ellas y apreciarlas exhaustivamente.

Cuando llevaba cerca de un año en Barcelona pensó que quizás era hora de levar anclas e instalarse en otra ciudad europea. París le atraía sobremanera, y en Francia no existía esa estúpida ley. Pero...

empezo a tener una fan diaria, que permanecía todos los días de 5 a 8 disfrutando de su música. Pronto empezaron a charlar. Ella estaba en barcelona e iba a permanecer allí casi 3 semanas más, cogió su mes de vacaciones y lo dedicó integramente a Barcelona, su ciudad soñada. Sólo tenía una vaga idea de lo que era el Blues, habitualmente escuchaba música comercial de las radiofórmulas. Pero el potentísimo estilo de cantar y tocar la acústica de Eric le habían seducido sobremanera. Al poco estaban viviendo un romance. Ella era de Ponferrada, funcionaría del Ayuntamiento en asuntos sociales. Cuando se tuvieron que separar por el final de las vacaciones de Esther (tampoco es su verdadero nombre), ella lloró angustiosamente, pero Eric le dijo que en un par de semanas estaba en Ponferrada, sólo tenía que solucionar algunos asuntos. Fue al ayuntamiento y solventó el tema de las multas. Tenía siete, 1400 euros que pagó a tocateja, y así quedó libre.

No pasaron 5 días antes de viajar a Ponferrada. Fue al ayuntamiento, preguntó por asuntos sociales, y cuando Esther le vió entrar por la puerta sufrió un desvanecimiento. Una vez repuesta, el abrazo que se dieron fue más que de oso.

Ponferrada es una pequeña ciudad de casi 100.000 habitantes en su área metropolitana, repleta de historia y monumentos, la ciudad de los templarios. Esther no le había contado nada de eso, y Eric se sorpendió muy gratamente. Además, el Gobierno Municipal era de izquierda pura y, entre otras cosas, la policía municipal tenía orden de no molestar a los músicos callejeros.

Eric compró 3 libros sobre los Templarios y no cesó de maravillarse en esta ciudad monumental. Siguió tocando en la calle, pero empezó a poner carteles de "Guitarrista y Cantante de Blues busca bajo y batería". Pronto tuvo 2 llamadas y alquilaron un garaje para ensayar. Eric tenía dinero más que de sobra para  insonorizar el local, y solicitaron el pertinente permiso municipal, que obtuvieron casi al instante. Lo que quedó claro desde el principio es que la acústica de Eric, incluso con amplificación, no sonaba lo suficiente. Así que compró una Fender Telecaster (el mismo modelo que su admirado Albert Collins) y un potente ampli Marshall. Desde los primeros ensayos con esta nueva guitarra quedó claro que eran un super-grupo. El nombre, que encantó a los otros dos, lo tenía en le cabeza Javier-nombre real-, el bajista, hace años : "Black House Burning". Consiguieron unos pocos bolos en Ponferrada, Astorga, León, y su nombre se extendió pronto por todo Castilla-León y por la cercana Galicia, tocando en Vigo, Santiago y Coruña. Llegaron incluso a tocar en Madrid, donde les surgió la posibilidad de un contrato discográfico con la casi recién nacida "Electric Blues Records", discográfica centrada en el Blues eléctrico, pero tambien abierta al acústico y al Jazz. Y lo más importante, tenían contrato de distribución con Universal.

Así que entraron al estudio y grabaron todo en primera toma, nada de Pro Tools ni leches. El repertorio estaba compuesto todo por versiones, ya que aunque tenían 7 temas propios, aún no estaban maduros. Así que tiraron de Albert King, Albert Collins, Gary Moore (a cuya memoria dedicaron el disco), Rory Gallagher, John Mayall, Chis Duarte, Eric Sardinas...El repertorio habitual de los conciertos.

A pesar de los bolos y ensayos, Eric tenía tiempo suficiente para estar con Esther. La compatibilidad era tan grande que a los seis meses ya estaban viviendo juntos, en un apartamento de alquiler que les sedujo a los dos inmediatamente. Eran 90 m2 sin ninguna separación por tabiques, sólo por alturas.

Lo que nunca dejó Eric fue de cantar en la calle con su acústica, porque le encantaba, y porque la gente de Ponferrada era muy generosa, probablemente como respuesta a la injusta ley del Gobierno central.

Quedó demostrado que Eric tenía estrella, había encontrado a Esther y a Black House Burning, y las ventas del disco iban fenomenal. Sí, el Amor es la fuerza que mueve el mundo...y la música es amor. Como apropiadamente canta Anthony Gomes “Love is the Answer"

A T-Bone Waker "el hombre que lo empezó todo",(el blues eléctrico moderno) según B.B.King

2 comentarios:

  1. Qué bueno, Mario. Un relato-homenaje estupendo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por haberlo leído entero, Marcos. Tengo la impresión de que los relatos "largos" asustan a la gente, así que intentaré especializarme en microrelatos de media carilla.

      Abrazos y mi agradecimienro!!!!

      Eliminar