EL BLOG ESTARÁ ACTIVO TODOS LOS DÍAS

Os quiero anunciar que, aparte de colgar mis "obras" : según las musas sean pródigas o avariciosas, mi idea es no dejar el blog vacío ni Martes ni Miércoles, bien colgando en él poesías, bien prosas mías (Martes) o de diversos autores (Miércoles). Y quizás algún día más, según las musas...
POR TANTO, ESTE BLOG ESTARÁ ACTIVO, AL MENOS, MARTES Y MIÉRCOLES,

martes, 5 de junio de 2012

TRILOGÍA MÚSICOS CALLEJEROS (I)

Una calle de amplias aceras, casi peatonal; árboles, algo inusual en esta ciudad. Cinco y media de la tarde, la calle abarrotada de gente aprovechando las rebajas, niños con triciclos, jovenes parejas de la mano dándose algún beso furtivo, veteranos en los bancos...Una temperatura ideal para esta hora de la tarde, no está siendo muy duro el invierno...

De repente, en un instante, tu mente se llena de Sarah Vaughan, de Sassy interpretando "My old flame". Y te percatas, no es imaginación, en algún lugar no muy lejano suena esa preciosa canción. Pero...¿donde?. Mientras enciendes un pitillo te concentras en ubicar la procedencia del sonido. Viene de tu izquierda, la zona del mercado, donde hay una pequeña placita en la que suele actuar un mimo. Te acercas hacia allí, y ahí está el mimo, pero suena ya con fuerza "Darn that dream". ¿Dónde demonios están los músicos? Porque además ya a esa altura tenías claro que se trataba de un duo bastante inusual : saxo soprano y guitarra eléctrica. Das la vuelta a la esquina del mercado y...¡Claro, tonto de mí!, si han cortado la calle por obras y han aprovechado el momento, los días que dure.
Hay una docena y media de personas escuchando y viendo, y a juzgar por la funda de la guitarra, la cosa estaba gustando
En esta ciudad hay una costumbre que nunca entenderé, que es situarse lejos de cualquier persona que actúe en la calle. Si precisamente necesitan arropo -que no agobio. El caso es que el circulode asistentes a la actuación estaba a más de 3 metros, así que yo cogí una piedra de las obras, y me senté a unos dos metros de los músicos; me sonrió el guitarrista, todo estaba bien.
Cayó un buen puñado de standards clásicos,también tocaron Now's the time, Ah-Leu-Chah...y yo eché de menos llevar puesta mi camiseta de Charlie Parker
Y para acabar, Blue Train. Hora y media larga.
Les dejé 10 euros en la funda de la guitarra y me marché, ya había hablado suficiente de música esa tarde. Fuí silbando Now's the time y con la idea de bajar  a la biblioteca municipal a ver si había algún directo de Bird.

5 comentarios:

  1. Espero que encontraras ese directo que buscabas de Bird pero, creo que, ya tuviste un regalo impagable esa tarde al escuchar semejante concierto. Una joya lo que te vas encontrando por las calles. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Son joyas imaginarias, Marcos, es un relato de ficción, En mi barrio hay músicos callejeros y en ellos me inspiré para dar forma a este relato que, insisto, es ficticio. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias, soy músico de calle en caracas Venezuela, me encanta este tipo de relatos lastima q fue ficticio

      Eliminar
    2. gracias, soy músico de calle en caracas Venezuela, me encanta este tipo de relatos lastima q fue ficticio

      Eliminar
  3. Gracias, Marcel, los músicos callejeros me fasináis, siempre salgo de casa con un puñado de monedas, de calderilla que decimos aquí, para echaros. Creo que en este blog encontrarás más relatos de esa onda. Un saludo y a darle duro.

    ResponderEliminar