EL BLOG ESTARÁ ACTIVO TODOS LOS DÍAS

Os quiero anunciar que, aparte de colgar mis "obras" : según las musas sean pródigas o avariciosas, mi idea es no dejar el blog vacío ni Martes ni Miércoles, bien colgando en él poesías, bien prosas mías (Martes) o de diversos autores (Miércoles). Y quizás algún día más, según las musas...
POR TANTO, ESTE BLOG ESTARÁ ACTIVO, AL MENOS, MARTES Y MIÉRCOLES,

viernes, 8 de junio de 2012

«LAS ÍNSULAS EXTRAÑAS» Pedro Salinas; de “El Contemplado” (Variación VII)

Yo siempre he estado en el mar y la mar en mí. Nacido en Hondarribía, casi frontera con Francia, y villa en la que el -para mí mítico- Río Bidasoa confluye con la mar, donde se juntan aguas dulces y saladas, salmones y polución, no es extraña mi fascinacion por El Contemplado. Donostiarra de adopción, Marinero de vocación, Biólogo Marino de profesión, sólo en Santiago de Compostela he vivido dos años lejos del mar.
Ahora mismo tengo en lectura “La linea de sombra” de Joseph Conrad (aventuras en el mar), Una antología de “Marinero en Tierra” de Rafael Alberti, y “El Contemplado”de Pedro Salinas, la obra poética sobre la mar más trascendental en lengua hispana
Valga esta introducción para explicar porqué he elegido este poema de Pedro Salinas, el poema de Alberti de mañana, y  el fragmento de prosa de Joseph Conrad de pasado mañana.

¡Felices inmortales!
¡Las islas, qué felices son las islas!
Altas cunas, los riscos. ¡Bien nacidas!
Torva guardia les hacen soledades,
ventarrón, nubes grises. Niñas, cimas.
En luz, en aire tibio, en aves, sueñan,
las, del mundo de abajo, maravillas.
Suavemente se escapan, encubiertas
con manto de pinar. Bajan sin prisa
en sosegadas curvas, verdeciéndose,
peldaños erigiéndose, colinas.
Cuando tocan al valle todo es claro:
empiezan a sentirse sus delicias,
mil pájaros, cien chopos, un arroyo;
espejo, en él se encuentran, sorprendidas.
Estas frondas, sus paces, tantas aves
y sus cantos, ¿son ellas, ellas mismas?
¡Felicidad! Lo que empezó en roquedos
ahora tierra es pradera, florecida.
Estrenan, encantadas, sus bellezas,
Venus verdes, tendiéndose en la umbría;
menea un airecillo sus cabellos,
herbazal, juncos, altas margaritas.
Breve sueño feliz. Aun queda el último
por descubrir, prodigio: es la marina.
Se detienen las islas, asombradas,
al llegar a los bordes de su vida.
¿Qué tierra es ésta, suya, y toda nueva?
De oro parece, dócil, suavísima
al pensar que la piensa,
al pie desnudo que la pisa, a
 los ojos que la miran.Intacta.
Virginal. Arena. ¡Playas!
Fronteras del asombro. Empieza aquí
un mundo sin otoño y sin ceniza.
Refulgen gozos, júbilos destellan.
No hay soledad, es todo compañía.
Ola tras ola sigue a ola tras ola,
persigue espuma a espuma fugitiva,
dádivas sobre dádivas ofrecen
felicidades siempre repetidas.
Todo, alegre, se rinde, cielo, espacio:
¡imposible escapar a tanta dicha!
Esa blancura alzada, ¿es de la espuma
o aleteo de ángeles que invitan?
Invitan, sí, a las islas-son sus ángeles-,
a dejarse su tierra en las orillas,
a un porvenir de azules-paraísos-,
a vida, allí, sin piedra y sin espina,
en canto, en salto, en albas hermandades,
 bajo el cielo del mar, gloria infinita.
Si la tierra se acaba algo se empieza;
las olas que sin pausa se lo afirman,
angélicas sirenas, les convencen.
Y ellas arena abajo se deslizan.
Los ojos se equivocan en las playas:
se figuran que así mueren las islas.
Fingida muerte es. Van a su cielo:
su cielo el mar, que azul, cielo duplica.
Innumerables gracias por el agua
señas son de las gracias sumergidas.
Si ya no quedan hojas en sus álamos
¿no son hojas las ondas que rebrillan?
El canto de los pájaros que fueron
las olas en susurro lo terminan.
De pluma puede ser, que vuela abajo
ese blancor de espuma estremecida.
Por el haz de lo azul, cuando el sol sale
se abre, refleja, primavera vivida;
flores son marchitadas en los prados,
que ahora al mar se le vuelven alegrías.
Y ese verdor que el agua transparenta
es de Arcadia que abajo se eterniza:
en los hondos del mar viven, salvadas,
almas verdes, las almas de las islas.


(si, después de leer esto, alguien no se enamora de la poesía y de la mar, más vale que no vuelva a intentarlo)

4 comentarios:

  1. Que suerte nacer con una mente tan clara, para poder narrar estas maravillas; los que vivimos junto al mar,paladeamos esto de una manera muy especial,notamos la sal en el ambiente.
    Hace años que no visito,esa preciosidad de villa "Hondarribi" he sentido algo especial al leer tu introducción, se me ha debido de meter algo en el ojo... me han venido a la memoria mogollón de recuerdos, no veia bien, pero ya paso.
    Cuidate, ten voluntad con la dieta,y veras como el sacrificio, merece la pena.
    Cariños grandotes Pily

    ResponderEliminar
  2. Pily, con la mentalidad de biólogo marino que soy, es indignante que a las tres cuartas partes del planeta, que son mar, las tratemos como las tratamos: caladeros de pesca agotados, contaminación, vertidos ilegales, tumba de residuos nucleares...podría hablar horas sobre la sobrepesca, y sólo sobre ello, que es mi especialidad. No es extraño que el mar se vengue de vez en cuando con un tsunami.

    GRACIAS POR PASARTE POR TU CASA, Y DISFRUTA DE LA MAR!!!

    ResponderEliminar
  3. Preciosa la poesía que has escogido. Me han encantado en especial los 4 últimos versos.
    Quienes no tenemos la suerte de vivir junto al mar, lo añoramos. Añoramos su brisa , su olor a sal, la furia de sus olas cuando chocan con las rocas o su suave dulzura cuando se deshacen y se funden con la arena, la blanca espuma , el canto de los pájaros. Sois muy afortunados por tenerlo tan cerca y poder dejar correr el tiempo contemplándolo.
    Veo que Pily también lleva una maleta repleta de recuerdos.

    Muchos besos a los dos.

    ResponderEliminar
  4. "El Contemplado" es un Librito de Pedro Salinas de apenas 40 páginas y 14 poesías, que por supuesto en su edición está complementado con "Todo más claro", bastante más largo. Yo le tenía echado el ojo hace años, pero como había perdido la literatura por completo......
    Es el quinto volumen de las Poesías Completas de Pedro Salinas, y está por 9 eurillos, yo creo que merece la pena.

    Dinah, por cierto, mi niña, a ver si te lanzas a hacer un blog, que escribes una fantástica poesía en prosa.

    MIL BESOS!!! (ahora te contesto al mail)

    ResponderEliminar