EL BLOG ESTARÁ ACTIVO TODOS LOS DÍAS

Os quiero anunciar que, aparte de colgar mis "obras" : según las musas sean pródigas o avariciosas, mi idea es no dejar el blog vacío ni Martes ni Miércoles, bien colgando en él poesías, bien prosas mías (Martes) o de diversos autores (Miércoles). Y quizás algún día más, según las musas...
POR TANTO, ESTE BLOG ESTARÁ ACTIVO, AL MENOS, MARTES Y MIÉRCOLES,

martes, 24 de abril de 2012

RUINAS

Sales a dar un pequeño paseo, y te paras a contemplar ese viejo edificio al cual nunca habías prestado atención. Ahora reverdece, su fachada desprendida por fin de la enorme valla publicitaria que la atormentaba. Piedra y cemento y unas ruinosas ventanas que vuelven a la luz y muestran entre guiños un interior derrumbado. Tras mucho tiempo, la aparición de su verdadera cara en esta esquina supone un acontecimiento que sólo si paseas con ojos abiertos y cierta alma se puede apreciar. Tras las ventanas, cascotes y muros semiderruidos hacen suponer que vendrán las palas excavadoras y crecerá allí otra rápida torre de viviendas. Es breve el instante en que el viejo edificio recupera su prestancia y por momentos vuelve a presidir la calle, como tal vez hizo muchos años atrás. Ahora, libre de la obligación de anunciar malas películas y peores diarios, ofrece un lugar mágico para que los niños jueguen y se pierdan en su interior, tan comido por escombros como renacido por árboles que el tiempo ha crecido. Quizás dentro de unas semanas este lugar sea siquiera un recuerdo, el ruido y las máquinas chillonas y grasientas se abrirán paso a su través, para formar un nuevo bloque impersonal.

Y tú te preguntas si no sería mejor dejar, en ciertos lugares, viejas ruinas que recuerden el pasado, y que su deterioro, lento, pausado, a la vista de todos, nos dé tal vez una mejor idea del paso del tiempo que la ofrecida por infalibles relojes nucleares. Imaginas una ciudad imposible (pero esta ciudad ya lo es, todas lo son pero esta quizá más) en la que cohabiten, en calma y respeto, nuevas construcciones, viejas joyas rehabilitadas, y ruinas envejeciendo sin pudor a la vista de la gente. Ruinas queridas y no abandonadas, respetadas en su marchita y misteriosa belleza, apreciadas por su sabiduría que puede volver a encantar a niños que juegan y adultos que se dejen llevar por su dulzura intangible.

Recuerdas otros lugares, otras ruinas, famosas algunas, tan famosas que no hace falta nombrarlas porque están en la cabeza de todos, en todas partes del mundo; otras desconocidas, modestas ruinas que descubriste en un pequeño paseo y que han pasado a formar parte de ese universo personal de recuerdos y momentos. Ruinas rodeadas de árboles cultivados, y otras de simples malezas que han ido medrando hasta convertirse en pequeños bosquezuelos que cobijan la piedra olvidada. Quizas algunos de los grandes monumentos empezaron así, como pecios de un tiempo lejano que alguien empezó a valorar y con su entusiasmo consiguió contagiar al resto. Esta vieja casa abandonada que hoy te ha hecho pararte es sólo una prueba de que hay algo más, algo que la razón no puede comprender y el alma sí.

Con tu camara y tu cuaderno vas sacando fotos, dando con frases temblorosas que escribes con premura, para no olvidar lo que tal vez mañana será destruido. Y mientras tanto, piensas en tristeza, lloras un pasado no respetado que tú no viviste, pero que las ruinas te ayudan a recordar.
Mañana ya será tarde.

4 comentarios:

  1. Mario. Veo que te has tirado al agua y te felicito por ello. Ahora tendrás que nadar duro para ir avanzando hacia tus primeras metas.

    Tu post inaugural me deja como si hubiese leído un ejercicio de "escribir por escribir sin pasión"; Pero claro. No me hagas caso, yo soy un bicho raro al que le gusta ver el alma de los artistas metidas en las obras...

    Saludos jazzeros.

    ResponderEliminar
  2. Es curioso lo que me dices, porque yo sí que creo que tengo el alma en el relato, o al menos mis amigos me reconocen. De hecho es todo real : quitaron la valla publicitaria, el edificio quedó a la vista menos de una semana, y luego entraron las máquinas y ahora hay un impersonal bloque de cinco alturas.

    El alma la pongo en todo lo que escribo, igual es que soy un desalmado :p

    P.ej creo haber publicado 3 relatos de músicos callejeros y hay otro en proceso. Y es porque me fascinan, y así siento que les rindo homenaje.

    Mi única meta es escribir cada vez mejor, e ir encontrando cada vez la mejor manera de expresar sentimientos. Vivo de una pensión aceptable y no pienso en concursos ni en publicar ni nada de eso. Vamos, que está descartadísimo. Ni aunque dentro de 10 años sea un Cortázar de la vida. Escribo porque lo necesito, me supone una válvula de escape...y me divierte.

    Saludos desde las ruinas

    ResponderEliminar
  3. Creo que tienes talento para el oficio de escribir y contar historias, Mario; pero eso no significa que todo lo que hagas tenga que ser un bombazo o tenga que calar en tus lectores. Este relato, comparado con el de la desintoxicación de Coltrane, por ejemplo, me gusta bastante menos. Y es que, para mi, este está escrito como si te lo hubiese encargado el director del periódico de tu pueblo y el otro viene de una urgencia y de adentro...

    Por otra parte, pienso que a las criticas constructivas siempre se puede sacar algo de provecho. A veces sirven para señalar errores que cometemos (y se nos escapan por la falta de perspectiva que tenemos con respecto a la obra...) y otras veces, nos refuerzan lo realizado...

    Que sigas dandole a las teclas
    Saludos ruinosos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Por supuesto que a las críticas constructivas se les saca provecho!! De hecho es la única manera de aprender y crecer, que te resalten los errores, si todo el mundo te dora la píldora te acabas creyendo Borges...

    Ahora, con el de Coltrane haces trampa, pillín. Sólo he tenido 3 amores en esto del Jazz : lester young, coltrane, y miles davis. Y coltrane el más fuerte, así que todo lo que escriba sobre él irá mi alma en ello.

    Gracias por decirme que tengo talento. No quiero ser prepotente, pero yo también creo tenerlo. Pero esto es cuestión de trabajar y trabajar. Un amigo mío tenía un talento impresionante para la pintura, pero le perdió el alcohol. El alcohol y la falta de auto-estima. Yo, en lo de escribir (ojalá en otras cosas también)tengo una sana auto-estima, siempre que me enfrento a la pantalla en blanco pienso que va a salir algo por lo menos digno. Él tenía pánico al lienzo en blanco, a mí me pasó durante unos años negros, pero vuelvo a ser el de antes.

    Un abrazo!!

    Mario

    ResponderEliminar